Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Es muy interesante comprobar que tras la inmensa y monstruosa campaña de bombardeo sobre lo terrible, mala y contagiosa que era la mil millones de veces nombrada Gripe A. Va y resulta que todas las campañas de vacunación de la CE han fracasado estrepitosamente. Solo en España se adquirieron 37 millones de dosis, luego se calculó que se gastarían 10 millones y cuando acabe el plazo, apenas se habrán usado 3 millones (sobran los tres millones, pero bueno). Ahora se estudia qué hacer con las demás. Sabías que los ingresos estimados para los fabricantes de “nuestra salvación” según analistas de Morgan Stanley alcanzarán en dólares, los 600 millones para Novartis, 3.600 millones para Glaxo y 1.100 para Sanofi, solo para el último trimestre de 2009 y los tres primeros meses de 2010.

Esta respuesta, o mejor dicho la falta de ella a la “Pandemia Global”, merece una seria reflexión.

Hasta hace poco tiempo los centros del poder sabían muy bien como manipular impúnemente a las masas para obtener sus objetivos. Siguen haciéndolo con demasiado éxito. Pero un “curioso juguetito” creado dentro del ámbito militar en los años sesenta a la sombra de la “Guerra Fría” evoluciona poco a poco y se convierte actualmente en lo que todos conocemos desde 1995 (año de su explosión mundial) como Internet. Pues bien ese “juguetito” con propositos de control militar en primera instancia y social y económico después, evoluciona porque todo el mundo puede participar en él. Hoy por hoy Internet es un “ente” que funciona de manera autónoma. Es cierto que está “vigilado” y puede ser tremendamente mezquino, pero creo que en él esta reflejado todo lo bueno y lo malo de la condición humana. Aproximadamente el 80% de lo que hay en la Red es basura pura y dura. Pero el 20% restante es el compendio de todo lo bueno y positivo que tiene el Ser Humano en todas las áreas del conocimiento.

Bueno, toda esta reflexión es para llegar a mi conclusión de que en la actualidad la Red se ha convertido, entre otras cosas en “la Resistencia” contra el Poder  Global establecido que nos manipula, dirige y controla. Está claro que en muchas ocasiones es difícil discernir dónde está la verdad, pero uno tiene que utilizar la inteligencia, la intuición y la observación para sacar sus propias conclusiones. Estoy convencido (y esto no deja de ser una opinión personal) que este fracaso estrepitoso de toda una campaña mundial de manipulación de la información en aras de un beneficio económico inmoral e indecente se ha visto truncada en gran parte gracias a “La Resistencia”.

“Internet representa el riesgo de ataque nacional número uno en Virginia, América o en cualquier parte del mundo.

Hace plantearse si de verdad hubiera sido mejor que nunca hubiéramos inventado Internet.

Todo el mundo está siendo atacado, cualquiera puede hacerlo.

Pueden derrumbar el país, acabar con la Red Eléctrica, el Sistema Bancario.

Es un problema aterradora y espeluznantemente grande, incluso aún más inmenso y me pregunto qué podemos hacer al respecto.”

Senador de los EE.UU

Muchos de nosotros, algunos anónimos como yo y otros personajes públicos de peso, como exministros, médicos y políticos hemos/han utilizado, además de sus propias declaraciones públicas, el canal de comunicación por excelencia en pleno siglo XXI: INTERNET y han/hemos (permitidme que me sienta copartícipe en una modesta aportación -como decimos en mi tierra: “tota pedra fà paret”-) creado un impacto impresionante con el que no contaban en principio los manipuladores. Lo bueno y a la vez lo peligroso para los poderosos que quieren controlarnos desde la manipulación y la ignorancia es que hoy día no pueden callar todas las bocas disidentes y en la actualidad en cuanto sueltas una “rata” en la Red esta deja de tener dueño y localización y ya es de “todos” los que están en la “boca de la madriguera” esperando que salga. En ese momento se propaga a la velocidad de la luz y solo quitándola (la luz) podrían detener su avance (aún así nos quedarían los portátiles a batería).

Esto sigue siendo así, pero no sabemos por cuanto tiempo porque han saltado las alarmas: Quieren que esto cambie y para eso se están diseñando nuevas estrategias de control de la Red disfrazadas de “paquetes de servicios contratados” como en la televisión de pago. Estos “servicios” van a limitar donde accedes y cuando. Todo aquel que tiene una web tiene interés en la defensa del libre uso de Internet… como lo tiene todo aquel que usa Google o Skype… todo aquel que expresa libremente sus opiniones, realiza una investigación de cualquier tipo, ya esté enfocada a la salud, a problemas personales, en el estudio académico… todo aquel que compra por Internet… que se relaciona por Internet…. se socializa por Internet… escucha música… mira vídeos…puede ver truncada en breve su libertad de movimientos.

Internet tal y como lo conocemos se encuentra en peligro. Las nuevas reglas de la U.E. ( Paquete de Telecomunicaciones ) que pretenden aprobar a finales de abril, proponen que los proveedores de banda ancha tengan la capacidad legal de limitar el número de páginas web que puedes ver, y de decirte si se te permite o no usar determinados servicios. Se disfrazará de ‘nuevas opciones para el consumidor según sus necesidades’. Se le ofrecerá a la gente paquetes del estilo de los paquetes de TV – con un número limitado de opciones para acceder. Es decir, tu acceso a internet estará limitado según el “paquete” que hayas contratado, no podrás acceder a todas las páginas, sino sólo a aquellas que constan en tu “paquete”.
Esto significa que Internet se restringirá y tu capacidad de acceder y subir contenidos podría ser

La propuesta permitirá a los servicios y redes de comunicaciones electrónicas establecer limitaciones al acceso a servicios y aplicaciones. Esto es, tu proveedor de servicios será el que decida a que contenido puedes acceder y los servicios y aplicaciones que puedes usar.

Pueden hacerlos imponiendo “condiciones limitando el acceso” a Internet y usando sistemas de gestión del tráfico para priorizar determinado contenido, servicios y aplicaciones sobre el resto.


MODELO DE LOS 3 AVISOS

Hay algunos artículos que podrían ser utilizados para permitir la introducción de modelos como el de de los 3 avisos, propuesto en Francia, en las legislaciones nacionales. Este modelo da a la industria cultural el poder para decidir desconectarte o bloquear el acceso a los servicios que ofreces en Internet si deciden que has utilizado Internet para usos que ellos consideran ilícitos. Ese es el papel de los Jueces y Tribunales. Solo ellos deberían decidir sobre las restricciones a los derechos fundamentales, como el derecho a enviar y recibir información, incluido en Internet

seriamente restringida. Se crearán cubículos de accesibilidad a Internet, la accesibilidad a internet será completamente diferente a como la conocemos hoy, a como la hemos conocido siempre. ¿Por qué? Porque Internet está permitiendo ahora el intercambio de archivos, conocimiento, relaciones, información entre personas que no pueden ser controlados o “facilitados” por parte de cualquier intermediario (el estado o una corporación), esto mejora la vida de los ciudadanos, hace el acceso al conocimiento mucho más accesible para todos; pero fuerza a la industria (de las telecomunicaciones, la cultura…) a perder poder y control. Esa es la razón por la que están presionando a los gobiernos a realizar estos cambios.

La excusa es controlar el flujo de la música, las películas y el contenido del entretenimiento contra la presunta piratería de las descargas gratis, usando el compartir archivos P2P. Sin embargo, las víctimas reales de este plan serán todos los usuarios de Internet y el acceso democrático e independiente a la información, la cultura y los bienes. Esto parece un panorama sombrío, pero como siempre la propia Resistencia habla e informa, esto que estás leyendo es parte de esa tarea. Podemos hacer algo al respecto, pero implica concienciación, responsabilidad y acción.

Si quieres saber más ¡tira de la manta y actúa!

Sir Timothy “Tim” John Berners-Lee, nació el 8 de junio de 1955 en Londres,  se licenció en Física en 1976 en el Queen’s College de la Universidad de Oxford. Es considerado como el padre de la web.
Fue (entre otros muchos galardones) premio Príncipe de Asturias en 2002 en la categoría de investigación científica y técnica.

Más información aquí

La moda de los calendarios de bomberos, empezó en España hace tres o cuatro años a lo sumo. Lo cierto es que han tenido un éxito importante, sobre todo en el sector femenino. Es curioso, que otros calendarios Ilustres y con tradición con mujeres de índole cuanto menos “sexi” (Pirelli, Ryanair, etc.) despertaron furiosas críticas feministas por parte de los sectores más radicales por el uso de la mujer como “objeto”. Sin embargo, personalmente (no digo que no haya podido haberlas) no he detectado críticas significativas en cuanto a la índole del “lei motiv” de los calendarios habituales de bomberos. En ellos es obvia (por lo menos hasta ahora) que el/la que lo adquiere sabe que va a encontrar fotos de esculpidos bomberos a base de “hierro, sudor y fuego” arte estético aparte. Las féminas por lo general aplauden encantadas con ellos y dejan de lado el uso o abuso de los “hombres objeto…. de deseo” que más o menos explícitamente se exponen a sus miradas inquisidoras y halagadas.

Esta reflexión me lleva a plantear que ocurriría si en alguna edición de los próximos (es inevitable que esto sea ya una tradición) se considará la opción de plasmar a las mujeres bomberas que cada vez más, por suerte para ese colectivo, son ya profesionales de pleno derecho. No quiero pensar el revuelo que podría causar en algún sector feminista o puritano recalcitrante. Sinceramente yo estoy a favor de la verdadera igualdad de los dos géneros a todos los niveles y aunque estoy absolutamente de acuerdo con el abuso de la imagen de la mujer como “incitador sexual superfluo” para la venta, a nadie le amarga un dulce de una imagen insinuante (por una buena causa) tanto sea hombre como mujer. Todo depende de que sea algo voluntario donde no haya abuso de la dignidad ni de la imagen.

Sé que este puede ser un tema polémico y eso es lo que pretendo estimular, el debate. Para favorecer esta “causa” he implementado debajo en la sección de vídeos dos muestras de bomberas con este espíritu. De momento son extrangeras. Pregunto…¿para cuándo las españolas?

Podéis explayaros en el foro abriendo algún post sobre el tema. Os recuerdo que nuestro foro es un foro serio(*), así que no se permitirán comentarios o post obscenos o fuera de tono puesto que no es ese mi objetivo.

El 11-S

Sirva esto como un pequeño y tardío homenaje de QSB en estas fechas de nefasto aniversario, para todos los que murieron en el 11-S, principalmente a los Bomberos y Policías que lo hicieron en acto de servicio.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 (comúnmente denominados como la 9/11 en el mundo anglosajón y el 11-S en España y Latinoamérica), fueron una serie de atentados suicidas que implicaron el secuestro de cuatro aviones de pasajeros por parte de 19 miembros de la red yihadista Al-Qaeda.

Se dividieron en cuatro grupos de secuestradores, cada uno de ellos con un piloto que se encargaría de conducir el avión una vez ya reducida la tripulación de la cabina. Los dos primeros aviones fueron el Vuelo 11 de American Airlines y el Vuelo 175 de United Airlines que fueron estrellados contra las torres gemelas del World Trade Center, un avión contra cada torre, haciendo que ambas se derrumbaran en las dos horas siguientes.

El tercer avión secuestrado fue el Vuelo 77 de American Airlines que impactó contra la esquina del Pentágono en Virginia. El cuarto avión, que fue el Vuelo 93 de United Airlines, no alcanzó ningún objetivo ya que los pasajeros y tripulantes intentaron recuperar el control y, debido a eso, se estrelló en un campo abierto, en Shanksville, Pensilvania.

Aparte de los 19 secuestradores hubo unas 2.973 personas fallecidas confirmadas y unas 24 continúan desaparecidas como consecuencia de los dichos atentados.

Este atentado se caracterizó por el empleo de aviones como armamento, creando una situación de temor mayor en todo el mundo occidental y dando comienzo a la Guerra contra el terrorismo. Los atentados del 11 de septiembre del 2001 fueron descritos por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas como “horrendos ataques terroristas”.
(Fuente Wikipedia)

Hasta aquí tenemos la versión más o menos oficial. Ahora bien, se ha publicado mucho material cuestionando esta versión oficial. Lo cierto es que yo he visto y estudiado bastante de este material y sincéramente, pese a lo terrible de la versión oficial, preferiría con mucho que fuera así aunque todas las pruebas que voy a exponer aquí me hacen pensar en otra dirección muchísimo más terrible todavía. Todo esto es simplemente una opinión, pero si os interesa el tema y queréis tener otra perspectiva sobre este asunto que llega muchísimo más lejos y “demuestra” de forma muy clara y con datos abrumantes y objetivos, como que lo que hasta ahora nos han contado no es “nada de lo que parece”.

Es, de alguna manera, una continuidad del documental “

Painful Deceptions” de Eric Hufschmid; el primero en defender la teoría de que el derrumbe del World Trade Center no fue el resultado del impacto de los aviones y posterior incendio, sino que ambas torres fueron demolidas premeditadamente mediante explosivos distribuidos a lo largo de la estructura.

¿Hubo una conspiración que utilizó sofisticadas tecnologías para demoler las torres? Lo que a primera vista parece disparatado, en 911 Mysteries es analizado paso a paso sospechando de la verdad oficial: ¿Puede el acero derretirse? ¿Pueden caer edificios a la velocidad de la gravedad sin ofrecer ninguna resistencia? (Las torres se derrumbaron completamente en 10 segundos). ¿Qué son las explosiones que se ven en las torres mientras se derrumban? ¿Por qué hay decenas de testigos que escucharon una sucesión de explosiones -entre ellas bomberos y periodistas-? ¿Por qué entre los escombros hay columnas de acero cortadas en bisel? etc.

911 Mysteries tiene momentos sorprendentes. Uno de ellos es la entrevista en MSNBC al profesor de física Steven E. Jones de Brigham Young University (43:18), abruptamente interrumpida. Otro, las extrañas condiciones que rodearon al derrumbe de la Torre 7 (un edificio contiguo donde funcionaban varias oficinas de gobierno que colapsó a las 5 de la tarde en 6,5′ con solo unos pequeños focos aislados. La torre Windsor aguanto sin caer un fuego directo de 20 horas).

Este es un documental apasionante. Sus teorías son demasiado elocuentes como para dejarte indiferente. Nos dejan llenos de preguntas ¿Puede (de verdad) haber existido una conspiración semejante? ¿Pueden haber sido así los hechos?

Lo que aquí vas a ver es el documental de 90′ 9/11 Mysteries en versión original (inglés) subtitulado completamente en español. Lo ví por primera vez hace dos años y me hizo confirmar (por desgracia) muchas de las sospechas que podía tener sobre la verdadera autoría y quien verdaderamente sacaba beneficio de esto. Por supuesto esto siempre es una impresión general y personal, pero el vídeo solo presenta datos objetivos corroborados científicamente y sin posibilidad de duda (al menos en apariencia). Al final símplemente dice: PIENSA POR TI MISMO. Y eso es lo que debes hacer tú despues de verlo.

La página web donde lo pude localizar en primera instancia parece ser que ya ha desaparecido (habría que preguntar porqué o por quién), pero una de las grandezas de Internet es que todo puede localizarse, así que está en youtube ¡cómo no! pero en “fascículos”.

Así que tienes diez partes de aproximadamente diez minutos cada una y consecutivas para verlo todo. Te advierto que es un verdadero empacho de datos impactantes porque no vas a ver casi ninguna imagen del incidente que no hayas visto mil veces, pero el enfoque y las pruebas parecen irrefutables y a veces te vas a decir: ¿cómo no me había dado cuenta yo de esto antes?

¡Bueno ya me enrollado demasiado!…..¡COMIENZA LA FUNCIÓN!

Toda oposición (y otras muchas más cosas de la vida) pasa por altibajos. Si te encuentras en un “bajo” (y si no, también) no dejes de leer este artículo y de ver completo el vídeo. Es absolutamente impresionante. En él vas a poder tener constancia de que lo más importante en cualquier objetivo siempre es la determinación que se pone en conseguirlo.

Sigue leyendo ANTES DE VER EL VÍDEO (merece la pena) el vídeo tiene una preciosa banda sonora. ¡¡Se te ponen los pelos de punta y no vas poder reprimir tus emociones!!


Esta es la historia de dos australianos Dick Hoyt que realizaba año a año el Triatlón Ironman de Australia y su hijo Rick. Su mayor ilusión era competir al lado de su hijo dicha prueba, pero por desgracia Rick nació con parálisis cerebral. Dick nunca consideró la situación de su hijo como obstáculo y entrenó muy fuerte – junto con él – por varios años hasta que llego la hora. El australiano de aproximadamente 60 años se inscribió junto a su hijo en el Ironman de Australia. Esta es una prueba para gente grande… realmente gente con mentalidad ganadora, ejemplar, y con convicciones realmente fuertes, y terminar un Ironman es algo fuera de este mundo. La prueba esta compuesta de tres partes comenzando casi siempre al amanecer:

1.- Natación en aguas abiertas en el mar o un lago un tramo de 4 Km (con el frío de la mañana).

2.- Bicicleta de ruta, un trayecto de 180 Km con fuertes desniveles.

3.- Marathon es decir 42,195 Km de “postre”. El conjunto combinado es una prueba extremadamente agotadora tanto física como de manera especial mentalmente. Los mejores del mundo lo hacen en torno a 8 horas 15 minutos. Uno de los tantos que compitieron (Mexicano) terminó su primer Ironman de Australia con un tiempo de 12 h 8′ ininterrumpidos.

El Australiano de nuestra historia lo terminó en un increíble pero cierto tiempo de casi 17 horas, donde las autopistas, circuitos, etc. son cerrados para el tránsito de los lugareños y continuar la vida como cualquier otro día, pero en este caso, al ver quien la estaba ejecutando, la dejaron cerrada hasta que la terminaran por completo, al grado que se hizo de noche. Lo más bonito y sorprendente de esta persona – y las que hacen este tipo de eventos – es que son personas mucho más fuertes mental que físicamente. Logró terminarlo con su hijo, y realmente es motivante y fuerte. Quería compartir este gran regalo, porque realmente es un vídeo que impacta, de mucho empuje y que no te puede causar indiferencia.

Vale la pena verlo, y lo quiero compartir con vosotros. Espero lo disfrutéis, porque es un ejemplo de vida, coraje, amor propio, orgullo, superación y amor al deporte. El vídeo se llama ‘CAN‘ (puedo)….

Tanto si eres opositor como deportista, como si no, vas a valorar muchísimo estos dos vídeos.

Vocación versus Dinero

Este “asunto” ha venido a colación de un mensaje de un nuevo usuario que tenía unas dudas y una tenía que ver sobre cuanto ganan los bomberos y hay una especie de fobia o persecución (en algún sector) sobre los que tienen esas inquietudes. Así que voy a dejar claras una serie de cuestiones.


Todos, incluido yo (aunque ahora no lo parezca), hemos tenido diez, quince o veinte años con toda clase de pensamientos más o menos idealistas y demás (mirad aquí abajo la entrada “Por eso soy Bombero, es mi propia historia). Eso está muy bien y así tiene que ser para la correcta salud mental de las personas. Ahora bien, alguno se ha parado a pensar que los bomberos tienen (como en otro montón de profesiones vocacionales) derecho a tener unos ingresos suficientes y adecuados al trabajo que realizan. ¿O es que los bomberos tienen que vivir del aire y no tienen que pensar en su futuro y el bienestar de los suyos?. Para ser profesional del fuego se necesita un tiempo importante de preparación solo para ingresar (por lo general años). Y para progresar en esta profesión se necesitan entrenamiento, reciclaje, preparación adicional y más tiempo. No os equivoquéis los que solo pensáis en la vocación (yo sigo entusiasmado con mi trabajo después de veintiseis años de servicio), pero es exactamente igual de noble y además necesario pensar en tu propio bienestar y en el de los tuyos. Los fuegos y los accidentes no te dan de comer, ni te pagan la hipoteca.

Este tipo de planteamiento puramente vocacional, está bastante enraizado en toda latinoamérica, puesto que allí la mayoría de los servicios de bomberos son voluntarios. Es obvio que en estos casos la componente vocacional está si cabe, más ensalzada, puesto que los bomberos no viven de serlo y pensar en el dinero es como desprest
igiar o “mancillar” la profesión de “salvadores de vidas y bienes”. Con todos mis respetos para los honorables bomberos voluntarios de todo el mundo y principalmente los latinoamericanos,  son grandísimas personas porque hacen su trabajo de manera altruista y eso tiene mucho más mérito a título personal, porque el serlo no les soluciona el “pan de cada día”. Pero las circunstacias económicas precarias de la mayor parte de estos paises hacen que históricamente desde los estamentos gubernamentales, políticos y económicos se “potencie” la vocación pura y dura puesto que es mucho más “barata” que la preparación de profesionales a los que hay que pagar después adecuadamente. Esta opción profesional es muchísimo más cara que la voluntaria, pero realmente es injusto que alguien no pueda vivir dignamente de lo que más le gusta hacer.

Vamos más allá, acaso un médico que lo es porque siente su profesión ¿tiene que ejercerla gratuítamente? Es obvio que no, y generalmente nadie piensa que deba hacerlo así “por la cara” sin más. Ahora bien, hay mucha gente en todas estas profesiones vocacionales que después de que están establecidos se plantean ir aún “mASOCIACIÓN EDUCATIVA NARCONON VALENCIAás lejos” en cuanto a lo que pueden realizar y me estoy refiriendo tanto a las ONGs como a otros tipos de asociaciones dedicadas a mejorar la sociedad de alguna manera. Ahí en principio si que entra en juego de manera exclusiva esa vocación de ayuda, dado que muchos de nosotros nos planteamos que podemos hacer mucho más por los demás, puesto que tenemos el conocimiento, el tiempo y la voluntad de ayudar a otros que viven de forma precaria en todos los sentidos: salud, comida, vivienda, recursos de todo tipo etc. Ahí si que no tendría sentido en principio el pensar ¿cuánto voy a ganar? puesto que es algo absolutamente voluntario y si lo haces es simplemente porque quieres. Pero os voy a confesar un secreto que han experimentado todos los que tienen la vocación de ayudar en el sentido más amplio. El que lo hace recibe SIEMPRE mucho más de lo que da. No necesariamente en “especie” sino en el reconocimiento, la amistad y la gratitud del que ve que tú realmente le estás demostrando a él que es importante y que merece tu atención. Eso, os aseguro, vale mucho más que el dinero, eso es en parte la esencia de la vida y eso nos hace crecer como personas.

A lo largo de estos años de servicio y de preparación de gente como la mayoría de los que me estáis leyendo, he visto de todo, pero con una proporción  abrumadoramente mayoritaria a favor de los que les movía un interés vocacional importante. Por supuesto todos piensan en la seguridad del puesto de trabajo (funcionario, casi siempre) y en el tiempo libre, pero no es la única profesión que goza de esos “privilegios”. Sin embargo quieren ser bomberos porque les atrae la ayuda y la acción y eso no está jamás reñido con el poder vivir bien del producto de tu trabajo, que no nos olvidemos, tiene un componente de riesgo real (accidentes, enfermedades profesionales, estrés etc.) que a veces, por desgracia trae funestas consecuencias y eso también se tiene que pagar en su justa medida.
Recapitulando, el ser Bombero de una forma vocacional no está reñido con querer y poder vivir dignamente de ello, si así lo decides y eliges. No se puede criticar a nadie que piense en el dinero, incluso aunque solo pensara en ello. Solo se podría hacer si no hiciera bien su trabajo, pero eso no lo podemos saber a priori. Tampoco nunca podemos prejuzgar si alguien tiene más o menos vocación que nosotros porque pregunte sobre lo que podría o no ganar siendo lo que le gusta, está en su derecho, porque oposita a un puesto de trabajo, y como tal tiene todo el derecho del mundo a saber cuanto puede ganar con él.
Yo soy bombero, toda mi vida quise ayudar a salvar vidas y con esta profesión me he realizado plenamente desde esa perspectiva, pero apoyaré y lucharé con mis medios por conseguir lo mejor para mi colectivo desde el punto de vista económico y social puesto que creo en ello y en que nos lo merecemos y porque tengo una familia y una hipoteca que pagar como casi todos…. y eso solo la vocación no me lo da.

Las UMEs (Unidades Militares de Emergencia) siguen incorporando personal a sus unidades. Para ello cuentan con plazas exclusivas para personal de tropa (que ya son militares y desean cambiar de unidad) y plazas para personal civil de nueva incorporación.

Éstos últimos, al margen de los requisitos a superar en el proceso selectivo, aquél que opte a una plaza en la UME, deberá superar una vez finalizado su periodo de formación militar general y específica, el Campamento Básico de Emergencias común a todo el personal destinado en la UME.

ver vídeos
UME Qué es la UME

Es una Unidad Militar, creada por acuerdo del Consejo de Ministros el 7 de octubre de 2005. Posteriormente, mediante el Real Decreto 416/2006, de 11 de abril, se establece su organización y despliegue y se implanta como una fuerza conjunta de carácter permanente dentro de las Fuerzas Armadas.

Su principal misión es intervenir en cualquier lugar del territorio nacional para contribuir a la seguridad y bienestar de los ciudadanos, junto con el resto de las instituciones del Estado y las Administraciones públicas, en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras, conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la defensa Nacional y el resto de la legislación vigente.

En concreto, su intervención podrá ser ordenada cuando alguna de las siguientes situaciones de emergencia se produzca con carácter grave:

  • Las que tengan su origen en riesgos naturales, entre ellas inundaciones, avenidas, terremotos, deslizamientos de terreno, grandes nevadas y otros fenómenos meteorológicos adversos de gran magnitud.
  • Los incendios forestales.
  • Las derivadas de riesgos tecnológicos, entre ellos el riesgo químico, el nuclear, el radiológico y el biológico.
  • Las que sean consecuencia de atentados terroristas o actos ilícitos y violentos, incluyendo aquellos contra infraestructuras críticas, instalaciones peligrosas o con agentes nucleares, biológicos, radiológicos o químicos.
  • La contaminación del medio ambiente.
  • Cualquier otra que decida el Presidente del Gobierno

Las actuaciones operativas de la UME ante alguna de estas situaciones de emergencia se concretan en la planificación, el adiestramiento y la intervención. Sin embargo la UME no realiza tareas de prevención. Y sus efectivos actuarán siempre encuadrados y dirigidos por los Mandos de la Unidad.

Esta Unidad depende orgánicamente del Ministro de Defensa, operativamente del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y tiene una dependencia directa funcional del Secretario de Estado de Defensa, del Subsecretario de Defensa y del Secretario General de Política de Defensa, en los ámbitos de sus respectivas competencias.

Por eso soy Bombero

Lo que os voy a relatar, os parecerá a lo mejor algo romántico, más bien hoy día a todos los jóvenes algo “chorra” o desfasado. Sin embargo todos aquellos que de verdad tenéis un sueño pienso que sabréis entender de qué os hablo.

A mediados de los años sesenta del siglo pasado ¡uuuf, cómo suena eso! (la prehistoria para vosotros), la cadena de radio La SER, crea un programa llamado Operación Plus Ultra que consistía en elegir a dieciséis niños de toda España, que se habían destacado por alguna acción abnegada o heroica en favor de sus semejantes (vosotros no sabéis de qué estoy hablando, pero preguntadle a vuestros padres y ellos seguramente lo recordarán). Este hecho les otorgaba los beneficios de un viaje por toda España y a veces fuera de ella, donde se daban a conocer su vida y obras, salían en el NODO y el régimen de Franco les otorgaba becas, regalos y beneplácitos que eran la envidia de los demás niños incluido yo.Este fenómeno era muy popular en esa época y yo desde el momento en que lo conocí, deseé encontrarme con alguna viejecita que salvar cuando fuera a cruzar la vía del tren y estuviera a punto de arrollarla o cualquier otra fantasía infantil en esa línea. Realmente esto caló hondo en mí, hasta el punto que me sentí algo frustado durante mi infancia de no haber podido tener esa “ocasión” mágica de convertirme en superhéroe por un momento y de haber tenido esa satisfacción de poder salvar una vida de forma “temeraria”. Realmente este fué mi gran sueño infantil. Pero inexorablemente este universo tiene la mala costumbre de hacernos crecer, madurar (a veces) y cambiar nuestros sueños fantásticos, pluridimensionales e hiperpsicodélicos de la infancia por ideas tan comunes y “lógicas”, como chic@s, casa, trabajo, casarse o “arrejuntarse”, hipotecas etc., etc.

Pero esa intención seguía estando ahí latente. Y un día, después de haber hecho la mili y estudiar para labrarme un futuro, de repente se me pone delante algo, que tengo que confesar, no me lo había ni siquiera planteado, pese a que por pura casualidad las aulas donde yo estudiaba magisterio estaban justo detrás del, en aquel entonces flamante Parque Central de Bomberos que estaba acabando de construirse, pero que ni siquiera llegué a mirar, porque mi segunda vocación, enseñar, estaba tapando la primera (por lo menos en orden jerárquico de aparición) mucho más emocionante que era la de “superhéroe” de andar por casa.

Cuando, como cuento en mi historia aquí en la web, este compañero me dijo: ¿quieres ser bombero? Automáticamente renació en mí “el niño superhéroe”. Ahora, eso sí, en ese momento mi “lado adulto” computó inmediatamente los factores “añadidos” a esa deseada condición: seguridad en el puesto de trabajo, actividad dinámica, tiempo libre, sueldo “aceptable” etc. Fue algo demasiado bonito como para dejarlo pasar. Tomé la decisión inmediatamente y “supe que iba a ser Bombero” y mi momento de “salvar abuelitas” llegaría por fin, aunque estaba claro que no iba a salir en el NODO.

He tenido la grandísima suerte de que posteriormente pude desarrollar mi segunda vocación, al menos por un periodo importante de mi vida, que me produjo grandes satisfacciones y me ayudo a superarme, dentro de la esfera personal. Tengo el gran privilegio de tener un trabajo que veinticinco años después de ese día “crucial y casual” me permite ir todavía con una sonrisa en la boca, esperando encontrarme con la mayoría de mis compañeros, tener nuestras movidas, casi siempre, pero no necesariamente buenas y salir pitando olvidándonos de todo en cuanto suena el timbre. Alguien está esperándonos impaciente para que le podamos solventar su problema, que puede ser algo que queda después en la anécdota intrascendente o por desgracia a veces, en las noticias, pero siempre en nuestra memoria, porque forma parte de nuestra experiencia vital y eso nadie nunca nos lo podrá quitar.

Por eso soy Bombero.

SuperBomper

SuperBomper

Corría el año 1980 recién acabada “la mili” cuando un jugador de rugby cliente de la tienda de deportes donde trabajaba, me dijo que era bombero y que iban a salir sesenta y una nuevas plazas. Yo estaba buscando algo que me pudiera dar, un futuro para poder casarme, estabilidad económica y a ser posible que me permitiera continuar los estudios y hacer deporte que era lo que más me gustaba.

Desde siempre me ha atraído la acción y la posibilidad de ayudar a alguien en situación de peligro, por lo tanto eso unido a ser funcionario era la opción perfecta. Me informó de los requisitos básicos, vi que estaban totalmente a mi alcance e inmediatamente decidí “VOY A SER BOMBERO”.

Me enteré de las bases de la oposición, los requisitos y pruebas a realizar (no tenían nada que ver con el alto nivel que actualmente se exige) en concreto exigían una profesión relacionada de alguna manera con el trabajo de bombero y había una prueba tipo test sobre ella, otra prueba cultural consistente en un dictado y operaciones matemáticas elementales, aunque de muchos ceros y decimales por medio (hoy con el uso intensivo de las calculadoras alguno se las vería canutas para realizarlas). Me dí cuenta de que en aquella oposición, lo único que para mí “cortaba el bacalao” eran las pruebas físicas que eran eliminatorias, en concreto la única comprometida era correr un kilómetro en 3’ 10’’. Era una marca respetable para alguien que no estuviera haciendo deporte a un nivel como mínimo medio. Así que, aunque no estaba totalmente en forma porque había dejado la competición nacional (jugaba a voley en primera división) me fui a realizar un control de esa prueba para ver que tal se me daba. Nunca me había dedicado a correr, pero realicé el test y corrí por debajo de la marca exigida. Así que me dije : “ESTO ESTÁ CHUPAO” y dejé de poner atención en lo que me esperaba en un futuro cercano.

Por circunstancias de la administración la oposición se retrasó dos años, en ese tiempo pese a que hacía deporte, básicamente era por pura diversión (frontenis los fines de semana) por lo que mi condición física aunque no era mala tampoco estaba como para exigencias de cierto nivel. Yo me había olvidado por completo de la oposición en cuanto a pensar que debía prepararla, tanto porque realmente la parte de estudio sabía o creía que la tenía “chupada”, sobre todo el examen cultural, como con las pruebas físicas porque “andaba sobrao”, ¡al menos eso creía yo! Pero seguía estando seguro de una cosa “VOY A SER BOMBERO”.

Lo cierto es que a 48 horas del “día D”, dos años después de esa decisión, y sin haber hecho absolutamente nada específico para esa oposición, tanto en el campo físico como en el teórico o cultural, decidí hacer un control de esa prueba (las demás no me preocupaban lo más mínimo, ni la velocidad, ni la cuerda, ni la natación, simplemente porque las marcas exigidas eran bastante asequibles). Corrí y no pude llegar al kilómetro ¡ME AXFISIÉ A LOS 800 METROS! ¡NOOOOOOOOOOOOO! ¡NO PUEDE SER! Casi me da un “jamacuco” no por la carrera sino por el shock de no lograr acabarla. No entraba en mis planes este contratiempo. Me había pasado dos años pensando confiado en que estaba por encima de esa carrera y ahora parecía que la cruda realidad era distinta. Me recompuse y me dije:

¡Bueno, aún me queda otro día para comprobar si puedo hacerlo, y VOY A HACERLO! Así que volví al día siguiente y ¡LO HICE!

El día importante llegó. Yo tenía consideraciones con la carrera de velocidad por si no hacía un buen calentamiento y sufría algún tirón en las piernas. ¡Vaya, pese a que lo sabía y calenté, sucedió! No fue muy grave pero me dejó tocado para “la madre de todas las pruebas” el kilómetro a galope tendido. Pese a ello no me dejé amedrentar. Pensé, “si me acabo de romper, ya me arreglaré con pegamento después pero hoy corro y paso”. ¡Así que corrí y pasé! Primera fase, pruebas físicas ¡Misión cumplida!

Ahora venía lo “fácil”. El examen tipo test de la profesión elegida. Yo me examiné de albañilería (sabía lo suficiente a nivel de peón por haber pasado algunas temporadas haciendo de tal, por cuestión de “pasta”). Peeeeero cuando vi el examen con las veinte preguntas con cuatro respuestas posibles, vi que ¡NO SABÍA NINGUNA!
¡AAAAAAAAAAAH, ESTO NO PUEDE SER!

Sacaron las preguntas de libros de arquitectura, fue una debacle entre los albañiles, todos me daban “sopas con onda” en cuanto a conocimientos prácticos, pues era su profesión, pero claro un albañil no estudia libros para serlo, aprende el oficio en el tajo, ¡esto era una emboscada! ¡Bueno! Volví a serenarme y me dije, “está claro que por puro azar algunas podría acertar” así que empecé a utilizar, la etimología, la deducción, la reducción al absurdo y cualquier otra “triquiñuela” de esa índole para contestarlas todas (no restaban los fallos ni las sin respuesta, era otra época). Sabía que podía haberlo conseguido, pero fue una sensación rarísima, el salir de un examen sin tener certeza alguna de lo que has hecho, sabiendo que en el peor de los casos puedes haber acertado algunas, aunque no te valieran para aprobar, y en el mejor sacar incluso “nota”. En cualquier caso había que sacar un cinco para aprobar y pasar y cada una de las veinte contaba como ½ punto.

Me fui “zumbao” a casa y me tiré en plancha sobre las enciclopedias y diccionarios que tenía, para ver que coñ…. había hecho en el examen…….Había acertado diez

¡FIIIIIIIIIIUUUUUUUUU!
¡EL CINCO CONSEGUIDO!

Tenía cuatro mal, y del resto no pude averiguar nada, por lo que podía pasar cualquier cosa, pero mi objetivo estaba conseguido, que era lo principal. De las seis que no pude averiguar nada, acerté dos, así que acabé sacando un seis en ese examen.

¡Otro objetivo conseguido! Pero pese a aprobar, habían por supuesto muchas mejores notas que la mía y yo estaba en el puesto 87 del ranking de 61 plazas, ¡veintiséis puestos por debajo del corte!

Pero ahora llegaba mi “arma secreta” la que sabía que podía marcar la diferencia, el examen cultural de dictados y multiplicaciones y divisiones de tamaño “XXL”.

¡Bueno, lo hice! Con respecto al dictado lo tenía claro, no iba a fallar y con respecto a las operaciones aritméticas, pude verificar a la salida los resultados que me apunté, con otros compañeros que también lo hicieron, ambos no podíamos estar igual de equivocados, así que lo teníamos bien.

Me fui bastante más tranquilo de esa prueba final, pero quedando a la dura espera y la incertidumbre de los resultados definitivos. Pasaron varios días, y un día que nunca olvidaré, vino otro compañero de oposición y hoy de profesión, a la tienda de deportes donde yo trabajaba, a decirme que ya habían salido las listas de los aprobados que le incluía a él, por supuesto. El corazón empezó a golpearme el pecho con fuerza y me fui corriendo al ayuntamiento a ver qué había pasado…… y cuando llegué a las listas, comencé a leer por arriba y empecé a bajar la vista por el listado, con cada nombre el pulso se me aceleraba. Fueron escasos segundos de tensión, pero de repente, en el medio de la lista ¡ALLÍ ESTABA YO! Lo había conseguido YA ERA BOMBERO. Fue un estallido de gloria. Mi “arma definitiva” en la que había puesto toda mi confianza y seguridad en conseguirlo, me había hecho ascender cincuenta puestos de golpe.

Por un instante se me hizo de día, vi mi futuro encaminado y resuelto, por lo menos a medio plazo, pero de repente, de lo más profundo saltó a mi cabeza una pregunta:

¿Y SI NO HUBIERA APROBADO, QUÉ?

En ese momento por primera vez en esos dos años fui consciente de sopetón que cabía la posibilidad de no haber aprobado. Os doy mi palabra de honor que en ningún momento hasta ese instante pensé en que podía no haber aprobado, estaba ABSOLUTAMENTE CONVENCIDO incluso de forma temeraria, de que IBA A SER BOMBERO. Nunca había contemplado la posibilidad de suspender. No lo hice de forma consciente, fue totalmente innato en ese momento pero fue una de las decisiones más importantes de mi vida: VOY A SER BOMBERO. Me temblaron las piernas al ver que no tenía un futuro claro fuera de esa oposición y que nunca había previsto alguna alternativa durante esos dos largos años para el posible caso de no aprobar. Simplemente porque en mi cabeza no existía esa posibilidad.

Fijaros en el matiz de mi decisión, no decidí “Voy a opositar a Bombero”, eso conllevaría tener en cuenta las dos posibilidades de la misma. No, dí por hecho que iba a ser bombero, lo que había que hacer para conseguirlo, en mi mente estaba hecho ya. ¡Esa realmente fue la clave! La decisión que tomé no contemplaba de forma alguna la posibilidad de fracasar, fue algo instintivo y ni siquiera fui consciente de lo que hice hasta muchos años después. Pero esa determinación y seguridad en que iba a lograrlo, gracias a que el nivel de exigencia(*)era perfectamente asumible por mí, fue la que hizo que “supiera” que iba a aprobar, no existía el fracaso. Eso me llevó a sufrir bastante en el transcurso de alguna de las pruebas, a causa de mi excesiva confianza, pero mi determinación estuvo siempre por encima de todo y como he relatado, solo cuando lo conseguí, me asuste ante que cabía la posibilidad de que no lo hubiera podido lograr, y eso me impactó.

De toda esta historieta personal sólo hay una cosa que se que es válida para todos y que creo que cualquiera que intente un objetivo importante en su vida, y una oposición lo es, puede y debe utilizar. Es su confianza y determinación en lograr su objetivo. Fijaros, una oposición, como algunos otros avatares de la vida, es un proceso en el que uno se vende a sí mismo haciendo ver a un tribunal que sabe y domina las capacidades que se le exigen. Ningún vendedor de lo que sea, conseguirá nada importante si no cree en lo que está vendiendo. Tu (el opositor) estás “vendiendo” tus cualidades a unos clientes expertos en ese producto, o sea el tribunal. Bien, si tu no crees en el producto que vendes ¿crees que serás capaz de vendérselo a un tribunal? Te aseguro que no, el primer paso indispensable en toda venta es tener absoluta confianza en el producto (tu mismo) y por su puesto en tu capacidad para venderlo (tu preparación) sin las dos cosas es seguro que no lo vas a conseguir.


(*)hay que reconocerlo, en la actualidad ni siquiera con esa determinación y debido al alto nivel tanto físico como de conocimientos exigido, lo podría haber hecho de forma tan temeraria.

Desde el año 88 he estado impartiendo formación preparatoria a aspirantes al Cuerpo de Bomberos y a algunos otros estamentos de la administración. Siempre les he dicho a mis alumnos y la experiencia me lo ha demostrado, que cualquier aspirante que va a por todas (como yo solía decir, con el puñal en la boca) sólo tiene que competir con dos como él, por cada plaza ofertada. No te dejes impresionar por el número de aspirantes, no importa. Si tu estás ahí “con todo” solo tienes que competir con dos más por tu plaza. Ahora, si no estás al cien por cien…. amigo, siento decírtelo de forma tan cruda, pero te haría flaco favor si no lo hago, no gastes tu tiempo ni tu dinero, no lo vas a conseguir. Es duro pero es cierto.

Al final de una andadura, en el fondo, sea cual sea el resultado, nosotros siempre sabíamos que era eso lo que iba a suceder, aunque si es un fracaso es posible que nos cueste admitirlo en público. Henry Ford dijo: “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto”. Depende de lo que uno crea de sí mismo, si tú no crees en ti, no esperes que lo hagan los demás.

Que a nadie se le ocurra hoy en día dejar de preparar intensivamente la oposición que le interese. Lo mío fue de otra época y con un nivel de exigencia ridículo en las circunstancias actuales (aunque no lo eran entonces, los tiempos cambian). No sería de temerarios, sino de locos o ilusos intentar hacer lo que yo hice. Pero ahora se que si que hice algo bien, que es justo el primer paso que uno siempre debe llevar a cabo: Tomar la decisión.

Yo un día decidí VOY A SER BOMBERO….. y ¡LO CONSEGUÍ!

¡TÚ TAMBIÉN PUEDES HACERLO!

Por tu Éxito en esta aventura
Image

    Vicente Vidal Pastor 			
     WebMaster 

QuieroSerBombero.org